EL PORTAL HOY

NOTICIAS DE ACTUALIDAD

ACTUALIDAD NACIONALES NOTICIAS POLITICA

Vida de pobre de esperanzas se sostiene, doblando el cuerpo pa’ que otro’ doblen los bienes.*

https://fotografias.parlamento.gub.uy/Fotografias/unaimagen.html?62625,1966

La pandemia forzó a la distancia social y el aislamiento, obligando a cierre de fábricas y comercios en todo el mundo. Ante la negativa de los capitalistas a reducir sus ganancias o la posibilidad de pérdida (incluso en empresas que podrían sin problemas sobrellevar la situación), a lo largo y ancho de nuestro mundo se ha optado por el despido de trabajadores y trabajadoras, en ocasiones temporalmente, y en otras, utilizando este elemento como excusa para iniciar una reestructura laboral que disminuya en adelante los puestos de trabajo. Donde la mayor pérdida se encuentra en el comercio y los servicios, seguido de la industria manufacturera y el transporte.

 

Por un lado, aumentaron los niveles de desempleo y no se prevé en todos los casos la recuperación laboral, y por el otro se aceleró el ingreso de nuevas modalidades (como el teletrabajo) sin negociación y desarrollo de legislación que regule la aplicación de esas modalidades.

 

El descenso del crecimiento económico por el que comenzó a transitar el Uruguay desde el año 2014, que puso fin al ciclo de prosperidad al que había dado lugar el llamado “boom de las materias primas”, hizo explícitas varias contradicciones. Las tensiones por la distribución del valor y la reorganización de la vida comenzaron a crecer, y este año, signado por el cambio político y la llegada del coronavirus, se exacerbaron aún más.

 

El gobierno actual comenzó a aplicar (y sigue discutiendo) varios mecanismos, como, por ejemplo: La LUC, el ajuste salarial y la ley de Presupuesto. Con estos elementos podemos afirmar que el ajuste que se está llevando a cabo es catalogable como ajuste capitalista y patriarcal. Es capitalista porque reajusta sobre los ingresos de la clase trabajadora, ámbito productivo, y patriarcal porque reajusta a su vez sobre los hogares, ámbito reproductivo, que recae mayormente en las mujeres.

 

Este año los niveles de desocupación y seguro de paro aumentaron en forma exponencial: entre marzo y abril se eliminaron 99.000 puestos de trabajo (en relación al mismo período de 2019), subiendo la tasa de desempleo a 9.9%; regulándose específicamente un seguro de paro especial por la situación de emergencia sanitaria, recibiendo hasta julio 60.728 solicitudes.

Hoy superan los 200000 las personas afectadas al seguro de paro, plantillas de próximas al 80% de los y las trabajadoras en distintos sectores de actividad o centros de trabajo se encuentran en el seguro de paro generando así un estadio complejo para determinadas luchas. A esto hay que sumar lo conocido en cuanto a la caída del PBI y del Índice Medio de Salarios. Este último indicador es muy importante porque en función del mismo se ajustan las jubilaciones y pensiones.

 

El día de hoy viernes 18 de diciembre del 2020 nos encontramos con los grandes medios de comunicación comentando las medidas del gobierno, los cambios planteados para el artículo °38 de la constitución, que era una aglomeración y como se trataría estos temas en el Parlamento, mientras en el mismo se planteaba un nuevo proyecto de ley sin repercusiones públicas, el cual no hace más que seguir pegando a les trabajadores. A esos que vieron congelados sus ingresos, también subir las tarifas de servicios, recorte de sus jornadas laborales, ir al seguro de paro o quedar desocupado. Ahora le toca al salario vacacional y la licencia anual.

Los artículos del proyecto de ley son los siguientes:

Artículo°1 dispónese en aquellos sectores de la actividad privada en los que, por razones fundadas, así lo autorice el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, se podrá postergar. En todo o en parte el goce de la licencia anual generada por los trabajadores durante el 2019, hasta el mes de diciembre de 2021.

Artículo°2 durante el periodo que el trabajador perciba el subsidio especial por desempleo al amparo de las resoluciones del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social N°143/020 N°163/020, modificativas y concordantes se generará derecho a licencia anual remunerada en proporción al tiempo trabajado.

En el caso de los trabajadores en suspensión parcial por reducción de días de trabajo mensual, solo generará derecho a la licencia de los días efectivamente trabajados durante el periodo, en que se percibió el subsidio.

En caso de los trabajadores en situación de suspensión parcial por reducción del total de las horas de su horario habitual, generarán derecho a licencia los días efectivamente trabajados durante el periodo que se percibió el subsidio. El jornal de vacaciones por ese periodo el correspondiente a la jornada reducida por el régimen del subsidio especial por desempleo.

Estos artículos le dan al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de manera administrativa la potestad de quién cobra salario vacacional y quien no. Obligando al trabajador con sus esfuerzos a financiar empresas privadas.

Debido a que ya nos encontramos en la segunda quincena de diciembre 2020, ya se debería de haber otorgado la licencia anual del 2019 en tiempo y forma. Amparando así mediante el parlamento, la ilegalidad de no haber cumplido con esto.

Aparte de todo este escenario que se describe anteriormente ya se han tomado decisiones que nuevamente recaen sobre los trabajadores, como por ejemplo el control del Laudo Salarial, que a través de una decisión arbitraria de la mayoría de los directivos del BPS (Banco de Previsión Social), pasa a ser gestionado por el MTSS (Ministerio de Trabajo y Seguridad Social), no teniendo éste ultimo la capacidad para realizar los controles necesarios, dejando en incertidumbre la realidad de cada trabajador o trabajadora.

En una de las últimas conferencias que se realizaron desde la presidencia, se escuchó al presidente solidarizarse con aquellos trabajadores que han perdido su empleo tras la pandemia. Sin duda que la solidaridad es un valor fundamental que debemos promover y practicar, “pero alcanza únicamente con la solidaridad”, cuando lo que se necesita realmente es tener un estado que garantice los derechos de los trabajadores, que le brinde seguridad y estabilidad laboral, que coloque siempre al trabajador como el principal actor y no que destine los recursos a favor de los empresarios.

Hoy todos los derechos que se han conquistado se ven vulnerados, transgredidos, quebrantados, y la solución no es quedarse de brazos cruzados, sino seguir apostando a la lucha, a la organización, a la resistencia y a la unidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!