EL PORTAL HOY

NOTICIAS DE ACTUALIDAD

EDITORIAL

LOS OTROS BALCONES DEL CORONAVIRUS

 

Viernes , 17 horas, Miguelito ya comienza a desarmar su puesto de venta en calle Uruguay, no anda nadie, se puso difícil la calle, lo que antes era un viernes a la tarde parece un domingo . Más allá,  “el Mario” desde su carro de panchos mira rostros pasar;  son pocos. los comercios están cerrados, el que anda es por necesidad y no se para a comprar un pancho y  piensa en los otros rostros, los de su casa, que esperan la diaria para armar la olla.

Sábado, 9 de la mañana, uno más de los tantos cuidacoches mira a lo lejos esperando que venga una moto o un auto y se estacione en su lugar, esperando el cambio que antes estaba y que hoy se fue y mira más lejos, donde allá en el barrio, en la casita de ladrillo y chapa espera la vieja y los nietos, donde no va ser fácil explicar que hay que ajustarse porque no hay ingresos.

Sábado, 18 horas, “el  Alexis” vuelve con prácticamente todos las masas y alfajores al rancho, – la gente no compra, tiene medio capaz a contagiarse- me dijo -va estar difícil- agrega. Se subió a la moto y se perdió por la avenida,  a seguir peleando, no al Coronavirus, si no a la miseria de los que no tienen oportunidades.

Domingo, 9 de la mañana en Plaza de los Deportes, la feria de los domingos ya no es la misma. no está “Lopecito” con sus fierros y herramientas  viejas  o esas cosas que pensamos que nunca nos harían falta y “Lopecito” ahí las tiene. No está tampoco “el Juanca” con sus artículos de pesca y algunas herramientas que le ayudan a tirar durante la semana la olla. Deben de haber muchos feriantes que hoy no pudieron hacer la diaria, que les va a ser difícil cinchar el mes.

Para “los Migueles, los Marios, los Alexis, los Lopecitos y los Juanca” , la pelea no es contra el Coronavirus, la lucha es por conseguir el sustento diario, porque detrás de ellos hay gurises, que no entienden por que subió el dólar un 20 % y esto hizo encarecer el arroz, el fideo, la carne y el aceite, fundamental en la olla diaria. N o van a entender por ahora como por un lado dicen que vamos a proteger a la ciudadanía, pero aumentan las tarifas en el peor momento un 10 %.

Maldito Coronavirus, pero más maldito el sistema capitalista que sucumbe en la miseria millones de personas, desprotegidos ante estas catástrofes sanitarias, a la deriva de políticas sociales que no sean curitas ante tan profunda herida.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *