EL PORTAL HOY

NOTICIAS DE ACTUALIDAD

. ACTUALIDAD NACIONALES NOTICIAS

ABDALA RESPONDE AL FALAZ ANÁLISIS DEL DR. SANGUINETTI

Sanguinetti está equivocado, el movimiento obrero está a la altura del momento

 

El Dr. Julio María Sanguinetti, en su columna en “Correo de los Viernes” del 3 de abril emprende contra el movimiento sindical. No es nuestro interés aquí abordar las diferentes dimensiones de la polémica política, conocemos sus opiniones como uno de los ideólogos principales de la coalición de gobierno, polémica que además hace parte del juego democrático.  Sí nos queremos detener en una afirmación que, por faltar a la verdad, es sumamente peligrosa.

El ex presidente afirma: “Nuestro mundo sindical, que oficialmente sigue siendo marxista e invoca constantemente su concepción clasista…

He aquí el disparate. Ni el movimiento sindical en su conjunto, ni más concretamente el PIT-CNT, son de carácter marxista, y el Dr. Sanguinetti lo sabe bien.  En Uruguay hay unidad del movimiento sindical, a partir de una experiencia histórica de lucha y solidaridad que formó parte del mundo de la vida de los trabajadores.

Sindicatos de rama de actividad en diálogo creativo con la institucionalidad de los Consejos de Salarios y central única, como expresión de la unidad de acción general nacional de los trabajadores. El movimiento sindical es un movimiento verdaderamente de masas. En el PIT-CNT no solo coexisten todas las ramas del quehacer económico, sino también todas las variantes ideológicas del concierto nacional. Es la unidad en la diversidad más amplia, que no tiene definición partidista ni adopta “oficialmente” la ideología marxista. Esto es condición de la unidad. En otros países hay tantas centrales sindicales como corrientes ideológicas presentes. Esto es debilidad del movimiento obrero y división en sus filas.  Obviamente que el Dr. Sanguinetti sabe bien que los que sí somos marxistas confesos, no queremos esto para Uruguay. A veces, tanto por “derecha, como por izquierda”, aparecen planteos de división, la unidad nos hace fuertes.

Lo anterior no implica que el movimiento sindical sea “apolítico” ahí sí el Dr. Sanguinetti es certero, cuando habla de la concepción clasista del movimiento sindical. Sindicatos definidos como la unión libre y voluntaria para la defensa integral del interés de clase de las trabajadoras y trabajadores. Por eso estamos muy activos a la hora de defender el trabajo y el salario en el plano reivindicativo, pero también cuando pensamos un programa desarrollado por y para las grandes mayorías del pueblo, mientras intentamos avanzar -como reza nuestro estatuto- hacia una sociedad sin explotados ni explotadores. Luchamos por aumentos de salarios y, si es necesario, desarrollamos como en 1973, una huelga general en defensa de la democracia. El PIT-CNT no tiene partido, pero no es apolítico.

Ya nos referimos en un informe a los afiliados de la lealtad institucional del PIT-CNT, de su apego democrático y por cierto que los trabajadores saben de las características de la sociedad de mercado en que nos movemos, especialmente cuando crece la desocupación y el entorno es proclive al abuso empresarial.

La orientación central del PIT-CNT, al contrario de lo que se pretende establecer en el artículo del Dr. Sanguinetti, es de responsabilidad con el conjunto de la nación. Defender la salud pública; aconsejar y actuar para que los trabajadores y sus familias actúen con la responsabilidad del caso, quedándose en casa en la medida de lo posible, siendo vigilantes del cumplimiento de los protocolos sanitarios en cada lugar de trabajo que aún mantiene actividad; siendo los primeros a la hora de desarrollar la solidaridad con el pueblo más necesitado (canastas alimenticias, atención a las ollas populares, planteos a las empresas de producir tapabocas, etc.). También a la hora de la reivindicación propusimos la protección especial para los trabajadores y trabajadoras de la salud, o la renta de transición en la emergencia para los sectores del trabajo monotributista, unipersonal o informal. También para que se actúe atendiendo a las “vastas capas medias”, protegiendo a las pequeñas y medianas empresas. Proponiendo el diálogo social como ámbito para un gran acuerdo nacional de cara al pueblo.

El miércoles próximo tendremos reunión con el presidente, Luis Lacalle Pou y ahí desarrollaremos los planteos de la central, que sin desmedro del gobierno y las instituciones (cada uno en su rol y responsabilidad) o las gremiales empresariales, pretende actuar como un actor importante en las soluciones ahora y cumpliendo un rol de reconstrucción de la economía nacional después.

Hasta ahora no se nos ha respondido ni un solo planteo de la plataforma del PIT-CNT ni de la Intersocial. Tampoco a nuestra propuesta de desarrollar un diálogo nacional para construir soluciones.

Al contrario, algunos sectores desarrollan una campaña intensa que pretende aislar al PIT-CNT, y no es una campaña de debate por lo alto, que sería muy bienvenida, es una campaña de estigmatización, falsedades e insultos a los militantes sindicales. Tal vez porque para alguien está siendo conveniente encontrar un enemigo interno al que atacar si finalmente se viene el ajuste salvaje y/o las cosas no salen bien.

En nuestro país hay una clase trabajadora de cara a las necesidades de las grandes mayorías, esta clase trabajadora seguirá actuando con esa cabeza

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!